Funcionamiento Familiar

 

 

FAMILIA

 

 

Es un tanto complejo y personal definir qué es una familia, qué nos aporta nuestra  familia y que aportamos también nosotros.  Es cierto que no podemos elegir en qué familia nacemos o nos criamos, pero sí la manera de relacionarnos y lo que queremos aportar en ella, favoreciendo así una determinada funcionamiento familiar.

 

Desde que nacemos, tanto nuestras figuras paternas como hermanos y la familia en su conjunto es nuestro grupo de referencia, en el que nos apoyamos cuando estamos tristes, con los que celebramos las alegrías, a los que imitamos para ser mejores, los que nos enseñan y de los que aprendemos. Por lo que el núcleo familiar es de vital importancia sobre todo a edades tempranas (donde somos esponjas de papá y mamá) y en la adolescencia, momento en el que vamos conformando nuestra identidad propia, teniendo más claro qué es lo que queremos y los posibles pasos para llegar a ello.

 

El funcionamiento familiar ideal o correcto es aquel que cubra todas nuestras necesidades y en el que cubrimos las del resto de miembros, de manera individual y también como un “todo” a nivel familiar. Es importante que cada miembro tenga su lugar único y especial en la familia, porque estableciendo una buena relación con cada miembro, es mucho más fácil el funcionamiento como familia, como grupo, como “todo”.

 

Queremos que sepáis que el funcionamiento familiar no es algo inmodificable, podemos cambiar si todos los miembros de la familia quieren y trabajan por ese cambio.

 

A lo largo de nuestra vida, vamos conformando diversos núcleos familiares, existe nuestra familia de origen, en la que nacemos y crecemos, y la familia que nosotros formamos posteriormente cuando somos adultos, siendo esta igual de importante que la anterior. Este último núcleo familiar se va conformando según crecemos, formándolo nosotros mismos, incluyendo además a esas personas importantes que nos acompañan, los amigos, pareja, mascotas…

 

Es importante sentirnos identificados en un núcleo familiar, ya sea la familia de origen, la que conformamos posteriormente o nuestra familia de amigos. Debido a que afecta de gran manera en quienes somos, en las fortalezas o debilidades que tenemos, en la manera en la que nos enfrentamos a las adversidades e incluso en la manera en la que buscamos nuestra felicidad.

 

 

 

Nerea Barrachina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *