Mi autoestima teórica

 

autoestima

 

Tener una buena autoestima, sentirnos bien con nosotros mismos es necesario para encontrarnos bien, estar a gusto con nosotros mismos, poder hacer frente a las dificultades y poder tomar decisiones que afecten a nuestra felicidad.

 

Nuestra autoestima es el resultado de nuestra experiencia y el entorno en el que nos encontramos hasta el día de hoy. No por ello quiere decir que sea algo que no podamos modificar, fortalecer o moldear, podemos trabajar para cambiarlo cuando notemos que se está debilitando.

 

Todos podemos cambiar si lo deseamos, si queremos mejorar y hacemos algo por conseguirlo, si actuamos.

 

Nacemos con un gran potencial, nuestras experiencias a lo largo de nuestra vida son las que van marcando la opinión de nosotros mismos, los problemas, dificultades y golpes que sufrimos, generan pensamientos negativos de nosotros mismos, de nuestras capacidades, dejando de confiar en lo que somos capaces de hacer o conseguir. Llegamos a creer que somos incapaces, es tan real, que dan igual los éxitos o logros que consigamos, porque no podemos verlos ni disfrutarlos. No sólo afecta a nivel personal, sino también en nuestra manera de relacionarnos con los demás.

 

  • Cuando tenemos una baja autoestima, nos condiciona a la hora de enfrentarnos a nuestro día a día, aparecen pensamientos negativos y muy destructivos sobre nuestras capacidades y sobre nosotros mismos, miedos, inseguridades, sentimiento de inferioridad, continuas comparaciones…todo aquello que nos limita, bloquea e impide que consigamos nuestros sueños y objetivos.

 

  • Por el contrario, tener una alta autoestima nos impulsa, nos da fuerza, estamos más a gusto con nosotros mismos, disfrutamos más de lo positivo de nuestra vida, nos permite luchar por conseguir nuestros sueños.

 

 

Cuando nos detenemos a analizar cómo somos, cuales son nuestras capacidades, nuestras virtudes y defectos, es cuando sacamos una valoración de cómo somos realmente y actuamos en consecuencia. Pero la mayoría de las veces no es una valoración real, ya que nos centramos en aquellas valoraciones y conceptos negativos. Tenemos un foco que hace que nos centremos únicamente en lo negativo, martirizándonos continuamente, repitiendo una y otra vez lo poco que valemos o lo incapaces que somos. No es una valoración real, hay que ser consciente de ello y cambiarlo.

 

 

Es importante conocer cómo es nuestra autoestima, qué opinión tenemos de nosotros mismos, cómo nos afecta y, cómo trabajar y fortalecerla para hacernos sentir bien.

 

 

 

Nerea Barrachina Plaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *